Noticia publicada en en Diario de Mallorca, día 27/12/2007

FELIPE ARMENDÁRIZ. PALMA. El empresario mallorquín Juan Picornell, representado por el bufete Buades, ha conseguido evitar el registro de una marca comercial muy similar a la suya de Grand Café Cappuccino, mediante la cual ha creado en los últimos años una cadena de conocidos establecimientos de restauración: el Grupo Cappuccino.
La sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha desestimado la petición de la empresa Fincap, que lleva varios años tratando de patentar la marca Cappchino Crema & Café.
Picornell tiene registrada su marca Cappuccino desde 1998 para servicios de restaurantes, bares y cafeterías. Su denominación comercial está reconocida por el ministerio de Industria, Turismo y Comercio en la Oficina española de Patentes y Marcas.
Dicha oficina denegó la inscripción de Cappchino Crema & Café al estimar que era muy semejante a la de Juan Picornell y que se quería explotar en ámbitos coincidentes a la ya registrada.
Fincap presentó un recurso contencioso que ahora ha sido desestimado por el TSJM.
Los magistrados entienden que la marca vetada puede inducir al engaño a un consumidor medio y llevarle a pensar que se trata de Cappuccino Café.
La sentencia explica también que la negativa a registrar la marca Cappchino pretende evitar que sus promotores se aprovechen de una denominación comercial ya conocida en el mercado español y que cuenta con la confianza y el apoyo del público.
El fallo también recuerda que la legislación sobre marcas protege la inventiva e innovación empresarial, siempre que ésta no suponga un riesgo de confusión para los consumidores.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies